Desmintiendo Mitos: Matrimonio Infantil y Uniones de Hecho

Respuestas de Virginia Velázquez
Abogada en Derechos Humanos

El caso en contra del matrimonio infantil ha traído consigo su propia ola de detractores, personas que ya sea por pesimismo o simplemente porque se oponen han sido enfáticos en expresar opiniones que en algunos casos son bastante controversiales.

Hablamos con Virginia Velázquez, abogada y miembro de Coladic-RD, una de las organizaciones envueltas en este caso para que responda a algunas de los argumentos más recurrentes en el día de ayer.

Ayer este tema estuvo de primero en la palestra pública porque el Tribunal Constitucional conoció la acción de inconstitucionalidad y también se desató en Instagram una campaña de apoyo que tenía por objetivo mostrar los derechos que los niños/as deben de gozar y que el Estado dominicano no está garantizando.

Aquí sus respuestas:

“Desde COLADIC-RD, le solicitamos al Tribunal Constitucional que fuera más allá y que ordenara a las autoridades correspondientes a desarrollar una política pública efectiva que termine con las uniones de hecho y las persiga como lo que son: seducción de menores y abuso sexual.”


1. “El matrimonio infantil no existe porque a) A los 15 ya no son niñas y b) Los requisitos para casarse entre 15-18 años son muy estrictos”

“En todo el mundo hemos acordado que una persona que no ha cumplido al menos 18 años de edad no es lo suficientemente madura: no puede votar, tomar alcohol, fumar, salir del país sin autorización de sus padres, entrar a una discoteca, ser juzgado como adult@. Una niña/adolescente de 15 años no ha terminado su proceso de desarrollo. Ni siquiera ha terminado la escuela. No está preparada para asumir un matrimonio, ni hijos. Merece protección especial. 

Más aún, los matrimonios infantiles en nuestro país no tienen edad: hay un caso registrado de una menor de 9 años legalmente casada, con dispensa judicial. Todo esto demuestra que los requisitos para casarse no son realmente estrictos ni protegen a nuestras niñas, porque no fueron diseñados para proteger el interés del niño, sino el de adultos que lo ven como una solución a problemas económicos, legales o embarazos tempranos. No hay una razón lo suficientemente grave para justificar el matrimonio de una menor: el matrimonio no es una política pública, ni la solución a un embarazo. Entonces, no debiera permitirse en ninguna instancia.”

2. “Un par de hashtags en Instagram no acabarán el matrimonio infantil”

“No minimicemos el poder que tiene la sociedad cuando se organiza y reclama la protección de los derechos de los más indefensos: nuestras niñas, niños y adolescentes. La campaña de hoy es solamente una de muchas que han estado sucediendo en los últimos años y en la audiencia de hoy, vimos el impacto que tiene. Este era un tema que la gente ignoraba y ahora está en el ojo público. Cuando el pueblo exige, las autoridades ceden. El propio Senado de la República, que antes había dejado morir el proyecto de Código Civil que eliminaba el matrimonio infantil, se presentó a la audiencia ante el Tribunal Constitucional solicitando que se declarara inconstitucional.

Esta campaña también tenía la intención de hacer reflexionar a quienes nos encontramos en una posición privilegiada. Para muchos de los que participamos, nunca existió la posibilidad de que nos casaran; no es nuestra realidad. Y no por algo que nosotros mismos hayamos hecho diferente, sino porque tuvimos la suerte de nacer donde nacimos. Cuando nosotros jugábamos, estudiábamos, nos graduábamos, muchas niñas ya hacen de madres de sus hermanitos y luego, de sus propios hijos. El primer paso para cambiar esta realidad es darnos cuenta de que existe. La gran tristeza de todas las niñas que son víctimas es que ellas no saben que lo son y esto es una falla de todos nosotros como sociedad.”

3. “Se cae de la mata que el matrimonio infantil no debe existir ¿quiénes y porqué no lo quieren erradicar?”

“Puede parecer evidente, pero la realidad es que el matrimonio y las uniones de hecho con menores de edad están muy arraigados y normalizados en la cultura dominicana. Hace pocas generaciones atrás, incluso eran la norma. Diría que el cambio no se ha dado porque no ha habido voluntad, ni ha sido una prioridad en el Congreso Nacional. A veces, ha habido hasta resistencia. Lamentablemente, en nuestro país las mujeres y especialmente las niñas y adolescentes, todavía no son vistas como dueñas de derechos al 100% y hay muchos estereotipos dañinos sobre cuál es su rol en la sociedad.”

4. “La mayoría de las niñas están en uniones y no matrimonios así que todo seguirá igual” 

Eliminar el matrimonio infantil es un buen avance. Ahora mismo, cualquiera que esté en unión con una menor puede casarse y evitar la persecución, lo que desincentiva a las autoridades. Ahora bien, es cierto que eliminar el matrimonio infantil no va a resolver todo el problema. Por eso, desde COLADIC-RD, le solicitamos al Tribunal Constitucional que fuera más allá y que ordenara a las autoridades correspondientes a desarrollar una política pública efectiva que termine con las uniones de hecho y las persiga como lo que son: seducción de menores y abuso sexual. Esto sería un punto de partida para solucionar el problema y es importante que la sociedad siga reclamándolo. La lucha por la protección de nuestras/os niñas/os y adolescentes no se detiene con la eliminación del matrimonio infantil.”

Dejanos tu Comentario

*
*