Editorial El Mitin: “Perder por ganar”

Los partidos PRM, PRSC, La Fuerza del Pueblo y demás organizaciones que en total suman 12, formalizaron una alianza mediante un pacto, que busca hacerle frente a nivel congresual al PLD con nuevos representantes en el senado y se prevén otros pactos a nivel municipal. Las alianzas partidarias pueden servir como estrategias de competencia durante el periodo electoral y asegurarles la victoria a los partidos, no obstante, también pueden poner en juego los ideales de sus organizaciones pactando promesas que pudiesen afectar el ejercicio político de los funcionarios elegidos. 

El sociólogo Juan Miguel Pérez comentó para El Mitin “Para ganarle al PLD, con toda su maquinaria de Estado y que presta a cualquier acto fraudulento con tal de conservar el poder político, se debe de garantizar una gran mayoría de votantes. Esa gran mayoría solo se obtendrá generando un amplio arcoiris de toda la sociedad dominicana. Por eso las alianzas son importantes, pero no a cualquier precio, porque ellas pueden también costar caro al candidato opositor, sobre todo, si se hace con símbolos de la vieja política que en lugar de hacerle ganar, pueden darle al partido oficialista armas para debilitar la oferta opositora.”

Al llegar el PLD con el apoyo del Partido Reformista de alguna manera eso lo contaminó e hizo que no se diera el cambio que se esperaba

José Horacio Rodríguez

Es importante analizar hasta qué punto las alianzas debilitan el voto ciudadano y la participación de la ciudadanía en la democracia que apoya a uno o más candidatos por sus propuestas sin tener en cuenta el costo político que lo arrastra y que puede manchar las acciones durante su mandato.

José Horacio Rodríguez, abogado y candidato a diputado explicó en una entrevista a El Mitin “Tenemos que prestar mucha atención a las alianzas que hacen los partidos, recordemos lo que pasó en el año 96 donde Leonel Fernández pudo ganar gracias a una alianza con Balaguer y ¿qué terminó pasando? De alguna manera el PLD que era un partido promesa, terminó reproduciendo y sustituyendo las malas prácticas que en el pasado se venían cometiendo desde esa partidocracia tradicional que antes eran el PRSC y PRD. Al llegar el PLD con el apoyo del Partido Reformista de alguna manera eso lo contaminó e hizo que no se diera el cambio que se esperaba.”

En cierta medida las alianzas pueden afectar a lo interno del partido, a la ciudadanía y a sus opositores. Juan Miguel Pérez manifestó “La política partidaria en República Dominicana, suele ejercerse de espaldas a la gente. Los liderazgos de los partidos políticos llamados mayoritarios suelen incluso ignorar a su propia militancia, en los pactos y alianzas que toman, sobre todo en temporada de procesos electorales. Esto hace aún más marcada la distancia entre los dirigentes y los dirigidos. La ciudadanía le tiene desconfianza a la clase política y ha perdido el interés en la política precisamente por ese tipo de maniobras que no los toma en cuenta.” Por lo tanto entendemos que en un escenario saludable se deben dar a conocer los intereses de ambas partes y garantizar las reglas del juego para que así tanto los militantes, la ciudadanía y la oposición puedan ser entes activos dentro del proceso. 

En estos últimos 23 años las alianzas han tomado un papel protagónico en los procesos electorales, donde no solo se ha garantizado el establecimiento del poder político peledeísta en las instituciones del Estado, sino que estas mismas maniobras fueron utilizadas en el 2000 cuando Hipólito Mejía garantizo 160,387 votos a través de alianzas para resultar vencedor frente a su opositor Danilo Medina. Pero además esta coyuntura política se asemeja bastante a las elecciones congresuales de 2006 cuando se forma la “Alianza Rosada” un acuerdo entre el PRD y PRSC donde se presentaron candidaturas en 28 provincias y nominaciones al senado con miras de hacerle frente al poderío de Leonel Fernández.

A raíz del pacto por el cambio, la Secretaria General del partido PRM Carolina Mejía ofreció su posición frente a los acuerdos diciendo “Respeto las decisiones emanadas de nuestros organismos y el derecho de definir las estrategias que se entiendan políticamente convenientes, aunque no las comparta”. La decisión de Mejía, de establecer su posición de una manera clara para toda la sociedad, deja entrever que en el PRM, principal partido de oposición, existe un riesgo de perder por ganar y que algunos prefieren ganar la carrera a cualquier costo mientras otros creen que arrastrar promesas hasta el cargo ganador es lo mismo que perder.

Dejanos tu Comentario

*
*