El voto es también un acto de amor

Por Vielka Fernández Aragonés

Leer propuestas, buscar entrevistas, comparar discursos, todo esto da pereza, ¿no? Nos repiten y nos repetimos una y otra vez que es nuestro deber, nuestra responsabilidad salir a votar. Y eso está bien, sin embargo, no a todos les basta el deber o la ética para ejercer el voto de la única forma en la que debería ejercerse: con entusiasmo y pensamiento crítico. Por eso te propongo ver el voto de otra forma, quizás una más romántica e idealista, dirían algunos. ¿Y si vemos el voto como un acto de amor? 

Cuando votas de manera libre e informada, estás realizando un acto de amor hacia: 

  • Tus familiares, amigos y millones de desconocidos con los que compartes este país. 
  • Los miles de dominicanos que han tenido que dejar su isla. 
  • Los extranjeros que han acogido esta tierra como propia. 
  • Las playas, ríos, lagunas, cascadas y atardeceres que tantas veces has disfrutado. 
  • Futuras generaciones.  
  • Tu propia persona. 

Si el deber no es suficiente para motivarte a hacer todo lo que está en tu poder para ejercer tu derecho de forma consciente, vota desde el amor entonces. Si no quieres votar desde el amor, encuentra dentro de ti algo que te motive. Lo que sea que te funcione. Pero no te abstengas de votar, no vendas tu voto, no vayas el domingo a solo elegir una cara. 

Un voto no acaba con el hambre ni con la desigualdad ni con la corrupción, al menos no directamente. Pero un voto libre, informado y lleno de convicción es quizás el primer paso en el largo camino que nos toca recorrer hacia una sociedad más justa, más democrática, más humana. Los gobernantes no salen de la nada; son producto de las masas. Y las masas son la suma de muchos ciudadanos, ¿cierto? Tal vez si empezamos a ser ciudadanos más involucrados, más íntegros, más justos, poco a poco, comenzaremos a tener líderes que reflejen nuestras más altas aspiraciones colectivas. 

Si alguien de tu entorno está indeciso o está pensando en abstenerse de votar, no lo juzgues. A lo mejor, ha presenciado suficientes pruebas (como casi todos nosotros) para quedar desilusionado y desconfiado de la política. Escucha su parecer, compártele algunos de los recursos de esta página y cuentas valiosas como @poletikard, @carosantanas, @porti.rd, @anje_rd, entre otras. Discute las propuestas tantas veces puedas con los que tienes cerca. Analiza puntos de vista diferentes al tuyo. Conversa de política con personas de otras generaciones. Todo eso también es un acto de amor.  

Las elecciones no van a borrar los problemas que nuestro país ha tenido en los últimos 20 o 30 años; los resultados de unos comicios no garantizan nada. Pero no votar de forma consciente y libre sí garantiza que nos quedaremos estancados adonde estamos ahora. Y estoy segura de que todos los dominicanos y dominicanas, sin importar las posiciones ideológicas, queremos y merecemos empezar a salir, poco a poco, de ese lugar. 

Nos vemos el domingo con todo y mascarilla. No olvides llevar a las urnas tu cédula, tu pensamiento crítico, tu sentido del deber, tus esperanzas de ser un mejor ciudadano. Y si te gustó esta forma romántica de ver el voto, nos vemos también para celebrar el acto de amor más grande que se puede hacer por la patria.  

Que dice la gente!

  1. Excelente!!! Me encanta el punto desde donde enfocaste esta propuesta de motivar a todos al voto, viéndolo como un acto de amor

  2. votemos por el que su conciencia le diga por el bienestar de nuestro país el de nuestros hijos y generaciones futuras… el voto de una persona que se vende solo puede ser contrarrestado por un voto con conciencia y deber cívico.. a votar.. un derecho que ha costado la vida de muchos en pro de una democracia que gobierna por el bienestar de todos y todas.. Dios nos de sabiduria para marcar esa boleta el domingo 5..

    1. Gracias por tu comentario, Milagros! Asi es, hay que votar de forma consciente, informada y libre no solo por nosotros sino por los nuestros.

Dejanos tu Comentario

*
*