Manuel Matos: el agricultor que desafió a Félix Bautista

Este último proceso electoral ha traído consigo varias sorpresas en forma de figuras políticas no antes conocidas, que irrumpen para revolucionar el status quo y abanderarse del sentimiento colectivo contra la corrupción y la impunidad. Una de estas, sin duda alguna, es el ex-candidato a senador por San Juan, Manuel Matos, quien enamoró a más de 42 mil sanjuaneros con su propuesta y llevó a cabo una campaña sin clientelismo ni compra de voluntades. Sus resultados numéricos son el 36.18% de los votos pero sus resultados en la sociedad sureña va mucho más allá.

Con trabajo de campo, en el sentido más literal, de larga data al frente de las instituciones más representativas del sector productivo de su provincia natal, entre las cuales la Asociación Nacional de Productores Agrícola de San Juan y el Comité Agropecuario Unitario, podemos decir que no hay ningún agricultor o empresa agrícola de San Juan que no conozca su incansable labor para potencializar la producción nacional. Manuel Matos, además de ser agricultor, es un ícono de la lucha campesina, la defensa del agua, la tierra y el medio ambiente. 

P: ¿Cuál ha sido su rol en la lucha contra la minería en el Sur?

R: He venido luchando contra la posibilidad de explotación de minas de oro que están en la vertiente sur de la Cordillera Central, precisamente donde están las cuencas hidrográficas de los principales ríos que irrigan esta zona del país: Río San Juan, Río Mijo, Río Yaque del Sur. Nosotros particularmente tuvimos que enfrentarnos a una compañía que se llama la GoldQuest y logramos por decisión de los tribunales nacionales paralizar toda labor que venían realizando. La institución que dirigió este proceso se llama Suroeste Unido por el Agua y la Vida y yo presidía esa institución.

Manuel siempre ha estado inclinado hacia la gente y sus más profundas necesidades y anhelos, por lo cual decidió estudiar sociología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Tan lejos de Guanito, el campo donde nació, el mundo se le abrió ante sus ojos y fue en ese entonces cuando sus ideales políticos tomaron forma. En la urbe conoció a casi todos los dirigentes históricos de la izquierda revolucionaria y empezó su actividad política en el Movimiento por el Socialismo, donde le tomó mucho afecto a quien se convertiría en su compañero de lucha y con quien milita aún hoy en día, Fidelio Despradel. 

P: ¿Por qué regresó a San Juan luego de vivir en la capital?

R: Regresé a principio de la década de los 80 y me dediqué a la actividad agrícola. La agricultura es una tradición que viene de mi bisabuelo, mi abuelo, mi papá. Yo creo firmemente que la actividad productiva del campo puede y debe ser la base para desarrollar las otras áreas de la economía nacional porque esa es una actividad primaria que no solamente genera riqueza y empleo sino que agregando valor se podría industrializar los rubros de producción local y nacional. Yo aspiro a que la agricultura tenga esa orientación. 

P: ¿Coincidió con Danilo Medina en San Juan?

R: En los estudios tanto primarios como secundarios estuve en la misma aula con Danilo Medina, prácticamente 7 años, fuimos compañeros de estudio en la primaria, intermedia y bachillerato. Mantuvimos siempre una relación de amistad y compañerismo. Yomaira es mucho más jóven que nosotros por lo cual no coincidí con ella en los estudios. En cuanto al PLD, una vez me abordó Jaime David Fernández Mirabal pero yo tenía una orientación política totalmente diferenciada del PLD desde sus inicios. 

Al momento de la fundación del partido Alianza País, liderado por Guillermo Moreno, Manuel Matos estuvo presente desde el primer encuentro que se hizo para discutir la posibilidad de esta nueva organización política. Asumió la responsabilidad política del partido en el suroeste (Azua, San Juan, Elías Piña) y participó en las brigadas para buscar firmas para el reconocimiento del partido. Fue candidato a Senador por San Juan en el 2016, pero es en el 2020 cuando su candidatura fue respaldada por 9 organizaciones políticas que le dieron su total apoyo, incluyendo al PRM, PRSC, PHD, APD, Frente Amplio y País Posible.

P: ¿Por qué una senaduría y no una diputación?

R: Bueno, yo como militante revolucionario siempre acepto todos los retos que se me planteen. Independientemente de no haber ganado, jugué el papel que entendía debía haber jugado en este proceso electoral y realmente me siento sumamente agradecido de la cantidad de sanjuaneros que vieron en mí la garantía de llegar al poder pero fundamentalmente, una garantía de cambio político en la provincia. 

P: ¿Qué actividades llevó a cabo en la campaña?

R: En primer lugar, recorrí todos los puntos geográficos de la provincia de San Juan, que como sabrás tiene la mayor cantidad de territorio de las provincias de República Dominicana. Tenemos comunidades que entre una y otra hay más de 100km de distancia. 

Estuve escuchando a la comunidad y haciendo compromisos básicos con las nuevas generaciones, porque San Juan tiene una población decreciente y precisamente por eso perdió un diputado. Siempre estuve discutiendo con los jóvenes, en perspectiva, cuáles salidas habría que trabajar para crear fuentes de empleo y que la juventud pueda echar raíces en su comunidad. También discutí con las mujeres todo lo concerniente a la marginalización en la que viven e hice compromisos para erradicar la pandemia de feminicidios. 

P: ¿Contó con publicidad?

R: Claro, pusimos vallas y el PLD o manos criminales la destruyeron todas los últimos 15 días del proceso eleccionario y entiendo que eso reflejaba una cierta desesperación en las filas del partido oficial porque a todas luces los dominicanos habían hecho conciencia y hecho suya la consigna que había que sacarlos del poder. 

Se hicieron afiches, pusimos One Vision en los vehículos y teníamos un volante que se repartió masivamente donde estaban recogidas las propuestas básicas de mi candidatura. También fuimos mucho a la televisión y radio locales.

Con la asignación presupuestaria que tanto Alianza País como el PRM designaron para su candidatura y algunos aportes individuales de amigos, Manuel Matos logró en 45 días aprovechar el tiempo perdido durante el confinamiento por el COVID-19. Aún con limitaciones presupuestarias y las disposiciones gubernamentales por la pandemia, su propuesta política de fiscalización de los recursos del Estado, mejoramiento de las condiciones de vida de los sanjuaneros y su enfoque agrario caló entre la población que lo veía como alguien diametralmente opuesto a la representación que tenían y que generaba altos niveles de rechazo.

P: ¿Por qué cree usted que Félix Bautista ganó siendo tan impopular?

R: Ese señor tiene la vida entera en campaña. Te puedo decir que nunca ví publicidad de él, solo unas cuantas vallas, porque su promoción política es a base de comprar voluntades, distribuir dinero. San Juan, después de haber sido la provincia con mayor desarrollo económico, ha caído en un proceso de empobrecimiento y ocupa el número 8 de las provincias más pobres del país. Además, ha habido un esfuerzo extraordinario por impedir que el dominicano pueda tener juicio crítico y valorar lo que sucede en su entorno. La pobreza más esto posibilita la compra de voluntades. Aquí se ofrecía en las filas de votaciones, mil y dos mil pesos por el voto. Alguien me dijo que él distribuyó 60 mil sacos de arroz. Lo mismo de siempre, no solo dinero, sino prebendas. Yo jamás utilizaría un recurso de esa naturaleza.

El día de las elecciones, la gente de San Juan, por costumbre, se levantó de madrugada para ir a votar y ya al medio día la mayoría habían ejercido su derecho al voto. El día transcurrió con relativa normalidad excepto algunos incidentes, como por ejemplo la negativa de los presidentes de los colegios de dejar entrar a los delegados de muchos partidos pero que fue resuelto a tiempo. Al igual que en el resto del territorio nacional, San Juan fue testigo de otras elecciones con compra de votos y cédulas, que establecen los dueños de la mala política junto a un sistema de control para garantizar se haga efectivo el voto. No existen límites para este tipo de prácticas, que según Manuel llegan tan lejos como el suministro de porciones de droga en los barrios más marginados de San Juan para ganar votos.

P: ¿Qué ha sucedido después de las elecciones?

R: El sábado en la noche vinieron algunos autobuses repletos de personas que vinieron a votar al municipio de Vallejuelo, que es el municipio de la provincia con más emigrantes porque es muy pobre. Al llegar una flotilla de autobuses, muchos con el rótulo mío y Abinader, fueron agredidos a tiros los que dirigieron ese proceso por parte del hijo del síndico de este municipio. El vehículo de David Encarnación, quien dirigió mi campaña en el municipio de Vallejuelo, fue impactado por balas y la cristalería de un pequeño hotel que tiene fue totalmente destruida. 

El lunes él fue invitado por los compañeros del PRM a que fueran a festejar a una caravana del triunfo, él no fue a celebrar y se quedó en la casa de un compadre, al lado de la casa de su madre. Ahí, las mismas personas fueron y emprendieron a tiros contra él. Le dieron en un brazo y está recluido en un centro médico y su compañero también le dieron un tiro en una pierna. Los responsables se pusieron a la disposición de la justicia y fueron apresados pero la misma noche los mandaron “a dormir a su casa” sobre la base de que había un acuerdo entre las partes, siendo esto totalmente falso porque David Encarnación estaba siendo intervenido quirúrgicamente en una clínica. 

P: ¿Qué harás ahora que han pasado las elecciones?

R: Yo espero seguir jugando un papel de dirección en el movimiento de productores porque aquí hay muchas necesidades, incluso he venido planteándolas para que la agricultura y la ganadería sean realmente una fuente de empleo y producción de riqueza que nos ayuden a superar los niveles de pobreza que tenemos. Yo aspiro a que se cumplan los compromisos hechos por Luis Abinader, como la construcción de 5 millones de metros cuadrados de invernaderos, eso sería fabuloso. Yo aspiro a tratar de masificar los sistemas de riego presurizado y aquí hay una deuda acumulada con los productores por el fracaso de los últimos años, he propuesto que el gobierno compre esa deuda y la refinancie a los productores a largo plazo y sin intereses a través del Banco Agrícola. Es un propósito mío trabajar para renegociar los acuerdos comerciales, no hay forma que la agricultura nacional pueda desarrollarse nosotros compitiendo con productores americanos con todos los subsidios del mundo e intereses crediticios irrisorios. 

Aunque el relato de Manuel Matos sobre tiroteos contra quienes osen desafiar a las mafias políticas que controlan ciertos territorios parece salido de una película western, es parte de una triste realidad de la cultura política dominicana que ve en el dinero y el poder una cuestión de vida o muerte. Para nuestro consuelo, siempre habrán personas como Manuel cuyo propósito es el de cuestionar las injusticias y poner todo su empeño en corregir estos males sociales mediante propuestas políticas fundamentadas en el bienestar del colectivo (mujeres, jóvenes, envejecientes, trabajadores, campesinos) y un quehacer político ejemplar y honesto. A nosotros los votantes nos toca la importante tarea de identificar personas como Manuel e impulsar sus candidaturas en todo el país para que en San Juan no pase ni una elección más en las que no se refleje en las urnas la real voluntad popular.

Dejanos tu Comentario

*
*