Observando a Santo Domingo / ¿Cómo llegamos aquí?

Santo Domingo no es una ciudad amigable. En ella se evidencia el reflejo de su gobernación, las carencias de su ciudadanía y el deterioro medioambiental que nos representa. 

En los últimos años el gobierno en turno con mucha honra se ha enorgullecido de que la República Dominicana ha sido la economía de más rápido crecimiento de América Latina y el Caribe, apuntando a las cifras del Banco Mundial. Este crecimiento es evidente, no solo en el Polígono Central si no, en el gran Santo Domingo. 

Los complejos habitacionales, las torres, los centros comerciales, las ofertas de entretenimiento, las sucursales de supermercados, farmacias, comida rápida y múltiples servicios que han ampliado su número de sucursales/franquicias en la ciudad, evidencian la expansión de la urbes. 

La pregunta es ¿Estábamos listos para tal crecimiento? ¿Planificamos las áreas de impacto de la ciudad? ¿La ciudad crece y nos deja atrás? Y es que el caos y el desequilibrio que cada día parece aumentar genera angustia en el diario vivir de los que vivimos en Santo Domingo. 

Las ciudades en cualquier parte del mundo representan espacios de intercambio, de integración, de encuentro y diversidad, donde suceden procesos sociales urbanos saludables para la convivencia. Un espacio que Santo Domingo no ha podido garantizar a sus habitantes y que a medida que crece el impacto económico sin planificación urbana aumenta la segregación y la desigualdad social. Impactando negativamente en la convivencia. 

La calidad del entorno y del espacio que acoge el desarrollo económico nunca ha sido tema de preocupación real de nuestros gobernantes. Cuando más necesitamos nuestros espacios verdes, naturales, resilientes, es cuando más estamos destruyéndolos 

¿Por qué Santo Domingo es una ciudad que no es amigable? 

  • El mal estado de las aceras. 
  • La saturación del tráfico 
  • La falta de espacio público 
  • La inseguridad 
  • La vulnerabilidad del sistema de alcantarillado. 
  • El aumento indiscriminado de torres en zonas saturadas. 
  • El poco reglamento de las zonas comerciales y urbanas. 
  • El deficiente transporte público

Los gobiernos locales que hasta el momento han administrado Santo Domingo han obviado o desconocido como la dinámica de las ciudades generan las bases necesarias para la sostenibilidad del sistema y la convivencia. Permitiendo que el desarrollo de la ciudad siga siendo evolutivo, es decir, en la medida en la que se den los eventos y no sea un desarrollo ordenado, que contemple la planificación y el diseño de la ciudad a según sus necesidades y pronósticos. 

Esta realidad es una de las razones por la que el caos reina en Santo Domingo, porque no invertir esfuerzos en establecer herramientas y formas de asentar las bases seguras que soporten el desarrollo continuo en la realidad climática y económica que vivimos y viviremos.    

Así como la carencia de un marco legal que acompañe el ordenamiento territorial que no solo contempla una vista estética de las ciudades, sino productivas, saludables y resilientes.

La Ley territorial y uso de suelos se discute desde hace más de 8 años en el país, sin resultados favorables en su aprobación, por posiciones encontradas de los legisladores en el marco de la delimitación de responsabilidades de los municipios en la administración de los territorios. 

Cuando comprendemos que la gestión de la municipalidad va mucho más allá que solo la recogida de basura y que esto es solo una pequeña arista del trabajo del gobierno local y que ordenar, planificar, mantener una ciudad es un tema complejo que demanda a sus administradores preparación, intención, integridad y gallardía podremos mirar con otros ojos a estos puestos públicos y exigir lo que se necesita para lograr una ciudad amigable.

A raíz de las próximas elecciones municipales del 16 de febrero del 2020, estaremos observando y conociendo de la mano de expertos, la ciudad de Santo Domingo y abordando los distintos retos que presenta.

Sigue en nuestras plataformas #LasMunicipalesporElMitin. ¡Involúcrate!

Dejanos tu Comentario

*
*