¿Quién es Deiby Salgado, el candidato a alcalde de Santiago?

Hablamos con Deiby Salgado sobre su trayectoria profesional, servicios municipales, los retos de pertenecer a un partido minoritario, presupuesto y corrupción. Delgado responde todas las preguntas en primera persona plural, con “nosotros” y no con “yo”. Él indicó que se refiere a Alianza País, partido al cual pertenece y donde los miembros “son gente de servicios, personas que nacieron para servir.”

Pastelitos ¿con pasa o sin pasa?: Indiferente

Plátano o yuca?: Plátano maduro

Película favorita: No soy amante, prefiero la lectura

Lección más importante de tu madre: Ética, Honestidad

Idiosincrasia del Santiaguero en una palabra: Alegre

¿Naciste o te hiciste político?

Nací con esa inquietud pero el tiempo me permitió desarrollarla. Era una inquietud de que nosotros debemos inclinarnos hacia las causas sociales. El tiempo fue el juez y nos trasladó al escenario en el que estamos. Pero pienso que sí, que nacimos con esa inquietud. Creo que los aliancistas son gente de servicio, personas que nacieron para servir. Son una reserva de la sociedad, así es como los veo.

¿En qué momento específico dijiste “me voy a dedicar a hacer política”?

Como dominicano siento las cosas que pasan. Donde yo entendí que había que dar el paso, apoyar una nueva idea, fue cuando el doctor Guillermo Moreno estaba en la fiscalía durante el gobierno de Leonel Fernández y quería hacer lo correcto y fue cancelado. En ese momento, yo era muy joven y entendí que había que involucrarse en la política y apoyar otras ideas. Yo estoy desde que nació Alianza País, es la única organización política en la que he militado. Yo trabajaba fuera de Santiago, contacté a una persona y en una conversación informal él me dijo “Yo soy parte de la estructura de Alianza País”, fuimos a reuniones en el local y ahí comenzó todo. 

¿De dónde vienes?¿Cuál es tu formación académica y profesional?

Yo soy el hijo más pequeño de 6 hermanos, mi niñez la pasé entre el Ensanche Espaillat y parte del Mella I aunque en la actualidad yo vivo en Las Damas II, que queda en los límites de la circunscripción 3 y 2. Yo estudié ingeniería electrónica pero en estos tiempos los jóvenes hemos tenido que trabajar para poder sustentar todo lo que hacemos. Trabajo en el sector privado y tengo una pequeña empresa de venta de equipamiento médico. En el área social, hemos acompañado las diferentes causas sociales, tanto a nivel nacional como lo local. Acompañamos a juntas de vecinos y en su momento a Marcha Verde en su justo reclamo.

En general, yo soy un gerente y el cargo que desempeño en el sector privado es gerencial. Yo he ido adquiriendo conocimientos, no solo en los procesos empresariales sino también en los procesos sociales. Más que eso, (los aliancistas) no somos indiferentes a las situaciones que se dan en la sociedad. Nosotros hemos ido acumulando los conocimientos políticos porque somos parte de esta gran masa social que necesita transformaciones.

¿Porqué una alcaldía? ¿Cuáles son tus objetivos personales?

Soy un ciudadano consciente que ha vivido la inequidad de nuestros gobiernos municipales. No tienen política ni para los jóvenes (fomento al trabajo) ni para las mujeres. También tienen una concepción errada de lo que es una alcaldía. Una alcaldía es un gobierno en miniatura, que debe cumplir con todos los servicios de una ciudad. Nos hemos acostumbrado a lo mínimo. La misma falta de información lleva a los ciudadanos a que se acostumbren a cosas insignificantes cuando debemos exigir más.

No tengo objetivos personales, solo que las cosas cambien en esta ciudad. Yo quiero una ciudad donde el ser humano sea el centro de las políticas que se ejecutan. Yo quiero que nuestros adultos mayores tengan una vida digna. Eso no escapa lo colectivo porque en Alianza País, todos tenemos una visión de ciudad, una visión de país. Aquí en Alianza País no separamos una visión personal de lo que es una visión colectiva. Proponemos una transformación del estado dominicano, lo que nosotros le llamamos un ‘cambio democrático’. 

Una ciudad de Alianza País es una ciudad donde la alcaldía es cercana al munícipe, donde entre todos podamos elevar el nivel de vida de los ciudadanos que viven en este municipio; una alcaldía institucional, que rinda cuentas, transparente y honesta. Nosotros creemos que las mujeres deben tener un rol preponderante, integradas a la toma de decisiones de la ciudad.

De todas las propuestas que formulaste para un gobierno municipal, con cuál es la que te sientes más identificado y porqué?

Seleccionar una sola propuesta sería abandonar la ciudad porque está totalmente desarticulada. La ciudad camina sin rumbo. Yo me identifico sobremanera con que las personas que no tienen salud puedan ocupar la ciudad y ser parte de su desarrollo. Donde la gente mayor pueda disfrutar los espacios públicos. Hay muchas personas discapacitadas y nosotros vivimos al margen de esa realidad. Aspiramos a que todos puedan vivir de manera digna.

¿Cómo estás financiando tu campaña? ¿Cuáles organizaciones e individuos han sido tus principales aliados en esta contienda?

Nosotros recibimos donaciones y algunos recursos del partido, también realizamos una rifa todos los años. Hacer política bajo la situación que describes ha sido un desafío pero vale la pena luchar porque las cosas se hagan bien. Hemos contado con un equipo de hombres y mujeres que lo han dado todo. Lo de nosotros es por convicción, pensamos que no hay marcha atrás y que nosotros somos quienes vamos a generar los cambios. Tenemos también un conjunto de movimientos políticos y juntas de vecinos, muchos que no están reconocidos por la Junta Central Electoral (JCE) pero tienen un impacto social y nos han dado su apoyo decidido. 

Siendo miembro de un partido político con poco financiamiento para apoyar a sus candidatos y fortalecer sus estructuras partidarias y en un escenario adverso a la oposición política, ¿cuáles son tus alternativas para consolidar tus aspiraciones?

Más que el dinero, nunca hemos hecho ni vamos a hacer política en función de los recursos. Estamos haciendo política en función de las ideas, de la conciencia de los ciudadanos. Nuestros regidores y regidoras están tocando puerta a puerta a los ciudadanos convocándole a que hay un cambio posible. Nosotros no creemos en la política de comprar dignidad y votos, no la practicamos ni la vamos a practicar nunca.

Con un presupuesto limitado y un sinnúmero responsabilidades la Alcaldía debe ser eficiente en el uso de los recursos, ¿qué estrategias planeas usar para optimizar los recursos materiales, financieros y humanos?

En todos nuestros ejes de gobierno nosotros integramos la política de eficientización de los recursos y administración de la ciudad de manera responsable. Se ha dado que la mayoría de los incumbentes cuando asumen el cargo reciben los recursos, sin embargo no existe un proceso de auditoría previa para ver cuáles procesos se deben eficientizar. 

Nosotros entendemos que la manera en que se está manejando la alcaldía es completamente deficiente. A veces las personas entienden que son pocos recursos pero si se pierden con la falta de transparencia que existe pues entonces son menos. Debemos avocarnos a un proceso de transformación de la gestión, poner las cuentas claras y luego hacer una administración eficiente de esos recursos. Hasta ahora esta alcaldía recibió 1,567 millones de pesos en el 2019, eso corresponde a 230 millones de pesos de ejecución mensual y yo me pregunto: ¿Qué problema de fondo se ha resuelto? Hay toda una estrategia de vender una ciudad que a groso modo está maquillada en algunas calles. Lo venden y a veces los ciudadanos pueden ser confundidos. Hay muchos recursos que se están dilapidando, la administración de la ciudad es poco transparente y no hay rendimiento de cuentas. 

Desde el Ayuntamiento de Santiago se han expuesto malas prácticas como la aprobación de contratos a familiares o la asignación de terrenos a allegados, ¿crees que tienes lo necesario para navegar este espacio y hacer un ejercicio ético de la política?

Sí, nosotros creemos en la institucionalidad. Esta alcaldía se dió el lujo de cambiar la posición del concejo de regidores en el organigrama. Ha pasado a un segundo plano. No puede haber una fiscalización eficaz donde el poder principal es el alcalde. Nosotros le devolveríamos el poder al concejo de los regidores, porque yo no soy un jeque árabe ni tengo un reinado. Soy un trabajador, para el pueblo, para la ciudad. Nosotros tenemos un compromiso en lo personal, en lo intelectual, en lo académico, en lo familiar, que la transparencia va a ser el eje central de la administración de nosotros. No solo yo, sino toda la organización política. 

Como alcalde necesitas la aprobación de normativas del concejo de regidores, si hay una mayoría de regidores que dicen que no aprobarán una normativa al menos que “haya algo pa’ ellos”, ¿cómo lograrías tus objetivos? 

Nosotros estamos prestos a negociar mientras que no se irrumpa la transparencia y la ley. El negocio debe ser de ‘ganar-ganar’ para la ciudad.

Situación Hipotética: Hay una huelga de transportistas de todas las rutas de la ciudad exigiendo una rebaja a los precios de la gasolina que ya se ha extendido por 3 días. Evidentemente esto ha afectado gravemente la economía de la ciudad, y la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico exigen reparo económico a la Alcaldía y tienes al gobierno central llamándote para que le des respuesta rápida al problema ¿Qué harías? 

Lo primero es que sentaríamos a todos en una mesa de negociación (sector privado, transporte, gobierno central) y ahí tendríamos que salir con la solución definitiva. Nosotros no maltratamos ni abusamos de ningún individuo. Debe ser una negociación ganar-ganar donde siempre gane Santiago. 

Dejanos tu Comentario

*
*