Se reaviva la conversación sobre el Concordato


La posibilidad de que se apruebe la Ley de Referéndum ha reavivado una vieja discusión: la vigencia del concordato en República Dominicana. 

El Mitin te explica de qué se trata el concordato y cómo llegamos a la firma de ese tratado con la iglesia, vigente hasta nuestros días. 

Un concordato es un tratado internacional de colaboración entre los Estados y el Vaticano. El concordato vigente establece que el Estado sostiene económicamente al obispo, la curia diocesana, al seminario y a los sacerdotes parroquiales. Bajo un concordato, el Estado también asume la responsabilidad de proteger a la iglesia y reconocer la religión católica como religión oficial.

Pero, ¿cómo llegamos aquí?

El concordato recorrió un largo trayecto antes de ser firmado, ya que Trujillo no fue el único político dominicano que vio una oportunidad en este tipo de tratados. 

El Estado dominicano intentó firmar un concordato bajo  el primer mandato presidencial de Lilís (entre 1882 y 1884). Un agente diplomático llamado Collin de Paradis, fue nombrado por el Gobierno dominicano para esta misión. De Paradis negoció un concordato con el Vaticano que incluso llegó aprobarse en por el Congreso dominicano.

En este documento, el Estado dominicano reconocía al catolicismo como la religión oficial y acordaba sostener económicamente a la iglesia, a cambio de la lealtad de ésta al gobierno. También, se le prohibía a la iglesia participar de actividades que afectarán a los intereses del Estado. Con este acuerdo, Lilís intentaba subordinar a la Iglesia Católica. Sin embargo, este documento nunca llegó a las autoridades del vaticano, quedando como un 1er intento frustrado. 

En el 1930, tras la llegada de Trujillo a la presidencia de la República de forma ilegítima, el recién instalado dictador necesitaba legitimar su gobierno ante los dominicanos. La iglesia, en ese entonces, se encontraba debilitada institucionalmente: sin estatus jurídico, con pocos sacerdotes y con carencias económicas. 

Trujillo, para consolidar su poder, sabiendo el papel que jugaba la iglesia en la sociedad, empezó a otorgarle privilegios a cambio de apoyo. Por eso, en el 1931, el congreso nacional reconoció la condición jurídica de la Iglesia. 

En 1943, extendieron este privilegio haciendo “Válidos y firmes, y no atacables bajo la alegación de falta de personalidad jurídica” todos los actos jurídicos realizados por la iglesia. A cambio de estos privilegios, el sátrapa exigía obediencia, algo que no todos sus miembros estaban dispuestos a aceptar, como es el caso del padre Rafael Castellanos, administrador apostólico, quien fue un gran opositor de Trujillo hasta su muerte en el 1934. 

Ricardo Pittini, quien asumió como arzobispo en el 1935, apoyó a Trujillo y colaboró con él durante años, a cambio de su complicidad y legitimación del régimen por parte de la iglesia.. 

En lo que duró esta relación, Pittini recibió importantes donaciones y expandió la red nacional de parroquias. El historiador dominicano Frank Moya Pons calcula que, durante el período de su dictadura, Trujillo entregó a la Iglesia unos 26 millones de dólares. 

¿Por qué Trujillo vio necesaria la firma de un concordato si la complicidad entre la iglesia y el Estado ya existía? El régimen no estaba atravesando por su mejor momento, Trujillo vio en este acuerdo una oportunidad de propaganda que lo colocaría como católico y “anticomunista” frente a la comunidad internacional. El Concordato firmado por Francisco Franco en 1953, sirvió como modelo en las negociaciones del concordato dominicano. 

Dicho acuerdo fue firmado el 16 de junio del año 1954*, convirtiéndose la República Dominicana en el primer país latinoamericano en firmar un Concordato en el siglo XX. 

Trujillo, en ese momento, era Ministro Plenipotenciario1 del país mientras su hermano, Héctor B. Trujillo, hacía de Presidente títere de la República. Siendo firmado el concordato durante un gobierno ilegítimo.

¿Qué contiene este documento vigente hasta el día de hoy? Analicémoslo.


El primer artículo establece la religión católica como la religión oficial del país.

En el artículo 7 del Concordato, el Estado dominicano se comprometía a construir una Catedral y los edificios necesarios para el Obispo, las oficinas de la Curia y lo que la iglesia necesite en el futuro. En este mismo artículo, el Estado se comprometió a dar una subvención a cada diócesis, que es como se le conoce a cada provincia eclesiástica. Actualmente son 9 diócesis en el país.

El artículo 10 establece que los sacerdotes, religiosos y religiosas extranjeros que las autoridades eclesiásticas inviten al país, estarán exentos de cualquier tasa o impuesto de inmigración. 

Más adelante, el artículo 24, establece que los edificios sagrados, los Seminarios y otros edificios destinados a la formación propiedad de la Iglesia, las residencias de los Obispos y de los ministros, estarán exentos de cualquier impuesto o contribución.


¿Cómo impactan estas exenciones las finanzas dominicanas? 


El concordato forma parte de las leyes que disponen exenciones de impuestos dentro de nuestro presupuesto nacional. El Estado estima cuánto dinero dejaría de recibir por cada sector que tiene este tipo de exenciones. 

Según la estimación de gasto tributario del 2021, estas exenciones son equivalentes a 125.9 millones de pesos para este año. 

El Concordato también tiene algunas implicaciones en la justicia. 

El artículo 11 establece que los eclesiásticos no podrán ser interrogados por jueces u otras autoridades sobre hechos o cosas cuya noticia les haya sido confiada en el ejercicio de su oficio espiritual. 

Uno de los artículos más polémicos del concordato es el artículo 13, en el que se establece que si se levanta una acusación penal contra alguna persona eclesiástica o religiosa y este es detenido, será tratado con cuidado por su grado y deberá cumplir su condena en un local separado de los laicos. 


¿Ha habido un caso de acusación contra algún religioso que haya llegado a ser condenado en nuestro país?


Sí. Hay casos de sacerdotes dominicanos condenados a prisión debido a que el concordato no ofrece inmunidad. Sin embargo, hay otros casos como el del ex nuncio Josef Wesolowski, quien fue destituido de su cargo a finales de agosto de 2013, luego de que el cardenal Nicolás López Rodríguez le informara al papa Francisco sobre las acusaciones de pederastia que recaían sobre él. Tras su destitución, este fue enviado a Roma por el Vaticano donde, según testigos, duró unos meses en una aparente libertad en Europa. Según un tuit del 2014 del obispo de la diócesis de Baní, Víctor Masallés:

Con respecto a los matrimonios, el Concordato establece que las parejas casadas por la iglesia no podrán divorciarse en tribunales civiles. La ley canónica, es decir, de la iglesia, queda por encima de la ley civil. Un dato curioso es que junto a la negociación del Concordato, Trujillo consiguió anular su matrimonio por la iglesia Católica con Aminta Paulino para contraer matrimonio por segunda vez. Así que digamos que en esto también hubo cierto privilegio político más allá de la ley canónica.

El concordato, vigente hasta nuestros días, ha sido objeto de escrutinio no solo de la ciudadanía, sino también de parte de agrupaciones de otras religiones que han pedido que este se anule por considerarlo un documento jurídico atrasado que además viola la igualdad de todos ante la ley.

Periodistas y cientistas sociales también han analizado la falta de rendición de cuentas por parte de la iglesia para transparentar el uso de estos fondos públicos.  

Miembros de la iglesia católica, como es el caso del Monseñor Francisco José Arnáiz Obispo, han dicho que la única beneficiada por el concordato no ha sido la Iglesia, sino también, el Estado Dominicano y consiguientemente el pueblo dominicano.



1Plenipotenciario: Que es el representante de un gobierno o un Estado y tiene plenos poderes para tratar o negociar un asunto.

*Fe de erratas: el articulo original decía 15 de junio, sin embargo, el acuerdo fue firmado el 16 de junio del 1954.

Que dice la gente!

  1. Si queremos que RD avance en terminos sociales es imprescindible enfrentar politicamente el concordato!! Será dificil, pero no es imposible.

Dejanos tu Comentario

*
*