Who is la OEA?

Sobre la Organización de Estados Americanos (OEA)

La OEA, el principal foro político del hemisferio, fue creada en 1948 con la adopción de la Carta de la Organización de los Estados Americanos bajo los propósitos de garantizar la paz y seguridad en el continente americano, promover la democracia y el desarrollo, y asegurar la resolución de conflictos entre los Estados miembros. Uno de sus pilares fundamentales es la cooperación, dentro del cual llevan a cabo actividades y programas para el fortalecimiento de la capacidad institucional de los Estados miembros. La Unidad para la Promoción de la Democracia (UPD) de la OEA se encarga de “responder pronta y efectivamente a los Estados miembros que, en el pleno ejercicio de su soberanía, requieran colaboración o asistencia para preservar o fortalecer sus instituciones políticas y sus procedimientos democráticos”. En este marco la Organización realiza misiones de observaciones electorales (MOE) en los Estados miembros, pero solo con una invitación previa.

Aunque en teoría este organismo, en materia electoral, solo observa el proceso, redacta informes y hace recomendaciones, en la realidad ha fungido un papel mucho más extenso como mediador en conflictos electorales y voz de influencia. La amplitud de su rol y la influencia de Estados Unidos en la agenda de la OEA (provee casi un 60% de los fondos de la Secretaría General) ha causado debates extensos sobre la fina línea entre monitoreo electoral e injerencia política sobre la cual la OEA oscila al determinar, por ejemplo, si los comicios son válidos o no y en algunos casos exigir la celebración de nuevas elecciones (ej: Bolivia en el 2019). En casos donde ocurra una “interrupción abrupta o irregular” de la democracia en un Estado miembro, la OEA estipula la convocatoria del Consejo para la toma de decisiones como la suspensión de la membresía (ej: Venezuela en el 2018). Sin lugar a dudas, a parte de los actores internos en la arena política también está la OEA, un organismo internacional con repercusiones en la salud democrática de los países americanos.

La OEA en Rep. Dom.

  • Diciembre 1962: Primera MOE en República Dominicana luego del fin de la dictadura de Trujillo.
  • 1966, 1978, 1990: La OEA participa en las elecciones en calidad de observador.
    • En las elecciones de 1966 que dieron por ganador a Balaguer luego del derrocamiento de Juan Bosch en 1963, la OEA calificó las elecciones como libres, limpias y eficientes. Sin embargo, las elecciones fueron todo lo contrario ya que Balaguer recibió el apoyo monetario de Estados Unidos y Bosch, por temor a represalias, se limitó a hacer campañas mediante intervenciones radiales.
  • Mayo 1994: La OEA participa como observador electoral en las elecciones generales y extendió su permanencia en el país entretanto se resolvían las disputas post-electorales que hacía el PRD (Peña Gómez) contra el PRSC (Balaguer) (dislocación de votantes, irregularidades en la transmisión de resultados, entre otras). 
  • La OEA recibió las denuncias del PRD sobre irregularidades durante las votaciones y sirvió de mediador ante la JCE para que se solucionara el conflicto. Se creó una Comisión de Verificación, de la cual la OEA e IFES fueron miembros, con el objetivo de revisar las estadísticas de resultados y votantes. La OEA también formó parte del diálogo que culminó en la firma del Pacto por la Democracia. 
  • Mayo 1996: La OEA asiste al Estado dominicano en la observación de las elecciones presidenciales que enfrentaría a Peña Gómez con Leonel Fernández en segunda vuelta. Estas transcurrieron con normalidad y transparencia y con mayor credibilidad de la JCE, según su informe.
  • Mayo 2010, 2012, 2014 y 2016: La OEA envía la Misión de Observación Electoral al país. En todas las ocasiones la OEA califica el proceso electoral como exitoso pero se destacan los obstáculos enfrentados en el 2016 a raíz del uso de escáneres como método de conteo automatizado.
  • En su informe del 2016 constataron la gravedad que supusieron los escáneres durante la jornada electoral donde “faltaron equipos, no llegaron los auxiliares técnicos, o tuvieron problemas de conectividad y funcionamiento de las máquinas de control biométrico y de cómputo automatizado”.
  • Junio 2016: Se celebra la 46º Asamblea General de la OEA en Santo Domingo donde la organización hizo una declaración reconociendo y disculpándose por su participación en la intervención militar de 1965.
  • Feb 2020: OEA llega al país como observador de las elecciones municipales que luego fueron suspendidas. Es invitado a permanecer en el país hasta después de las elecciones congresuales y presidenciales de mayo y a formar parte pivotal de la resolución del conflicto post-electoral auditando el voto automatizado y elecciones suspendidas. 

Recomendaciones de la OEA que han quedado históricamente pendientes:

Límites claros a las campañas y al gasto de financiamiento privado, una distribución más equitativa del financiamiento público de los partidos y del acceso a medios de comunicación, mayor participación de las mujeres, reforzamiento de la institucionalidad de la JCE con medidas punitivas para la compra de votos y cédulas, entre otros. Estas recomendaciones nunca se han tomado con la merecida seriedad por los actores políticos.

Investigaciones anteriores de la OEA: el caso de Bolivia

En su informe preliminar publicado el 10 de noviembre del 2019, solo tres semanas después de las elecciones donde Evo Morales resultó ganador y se le acusó de fraude, la OEA reveló que hubo intencionalidad en la manipulación de los resultados electorales y lo que es más importante, la “paralización intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos, del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP)”. Esto fue posible gracias a un servidor oculto no autorizado que entró al sistema, según detalla el informe, para desviar data. Además, señaló que hubo evasión de los controles de la empresa auditora. Este informe preliminar concluyó en un llamado a repetir la celebración de elecciones en el país andino. 

Hechos consecuentes: 

  • Evo Morales es presionado a renunciar y busca asilo político en México.
  • En una sesión parlamentaria sin quórum la senadora Jeanine Añez es proclamada presidenta interina.
  • La presidenta, vice-presidente y 34 vocales del TSE fueron detenidos y 6 de ellos mantienen cárcel preventiva mientras son investigados sobre el supuesto fraude electoral.
  • Las próximas elecciones generales se pautaron para el próximo 3 de mayo.
  • Recientemente, un estudio del Centro para Estudios Políticos y Económicos (CEPR) reporta que la evidencia estadística indica que no hubo fraude en Bolivia y que las alegaciones de la OEA no están basadas en evidencia estadística comprobable, a lo que la OEA se defendió ratificando su informe y subrayando la detección de cambio de actas y forjamiento de firmas (lo cual fue ignorado por los especialistas de CEPR).

¿Qué pasará luego de las investigaciones en República Dominicana?

Es muy temprano para decir con certeza lo que sucederá cuando la OEA publique su informe sobre las elecciones suspendidas del pasado 16 de febrero. El país está sumergido en un estado de incertidumbre y de acumulamiento de inconformidades de la ciudadanía que viene exigiendo respuestas de lo sucedido desde hace ya 2 semanas. Por un lado, tanto partidos opositores y la ciudadanía como el sector oficialista han reconocido el importante rol que juega la OEA para el restablecimiento de la democracia en el país y la han dotado de la confianza necesaria para realizar una investigación y reconocer los resultados que de ella se desprendan.

Sin embargo, la resolución de las elecciones pasadas es solo la punta del iceberg de una restructuración del sistema democrático en el país que se hace urgente. La inexistencia de separación de poderes y los limitados controles al Gobierno, apunta a que aunque el informe final de la OEA pueda sugerirnos mejoras en los procesos comiciales de mayo (ya que informaron que no estarán listos para las elecciones extraordinarias de marzo), este tendrá un alcance corto. 

Las investigaciones que se desprendan del informe deberán ser llevadas a cabo por la Procuraduría General de la República que al ser nombrada por el Poder Ejecutivo carece de la independencia necesaria para someter implicados cual sea el partido al que pertenezca o posición de poder que ostente. Además, aún tenemos sin resolver la investigación y sometimiento a la justicia de la alcaldesa de Esperanza y Marino Collante, quienes en flagrante violación del Art.286 de la Ley Electoral sobre coartar el derecho a elegir abusaron de su posición de poder para amenazar a sus empleados con no pagarle sus salarios si osaban no votar por un partido específico. 

Otro pendiente es la designación de la Procuraduría Especializada en crímenes y delitos electorales, estipulada en el Art. 289 y cuyos representantes tienen la competencia legal para darle salida a los delitos cometidos en estas elecciones. Es decir, bienvenida sea la OEA y la luz que nos pueda arrojar sobre las elecciones municipales pasadas pero, al contrario de los que muchos piensan, esta organización no será la panacea a los males democráticos que venimos acarreando desde hace décadas y que nos tocará resolver a nosotros. Ya se quieren trazar los pasos en esta dirección con el diálogo entre partidos mediado por monseñor Agripino Núñez Collado pero la incompetencia del Consejo Económico y Social (CES) para estos fines y la exclusión de la sociedad civil es ya un muy mal inicio en este largo camino hacia la democracia que tenemos por delante.

Dejanos tu Comentario

*
*