Año 1: claves para entender la deuda contraída durante el 2020-2021

En este artículo analizamos los préstamos aprobados y contraídos durante el primer año de la gestión de Luis Abinader, así como los que cursaban en el Congreso hasta el 16 de agosto del 2021. 

El 16 de agosto del 2020, al asumir la gestión del Estado, el PRM se enfrentaba no solo a una curva de aprendizaje frente al manejo del Estado, sino a una crisis sin precedentes. La pandemia del COVID-19 produjo consecuencias económicas adversas en todo el mundo. En nuestro país, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), estimaba que el PIB dominicano se iba a contraer en un 5.3%.

El equipo económico de Danilo Medina, ante la inminente caída de los ingresos, dejó gestionado unos préstamos antes del cambio de gobierno. El 30 de marzo del 2020, el Ministerio de Hacienda anunció que utilizaría un financiamiento con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por $150 millones de dólares, para tener liquidez ante la crisis del Covid-19. Este préstamo había sido gestionado en el 2017 y aprobado en el 2018 para mitigar riesgos ante eventos climáticos y pandemias.

Según el ex ministro de Economía, Juan Ariel Jiménez, en una rueda de prensa del equipo técnico de Danilo Medina llevada a cabo el 13 de octubre del 2020, la gestión anterior había dejado mil cien millones de dólares negociados, con el siguiente desglose: 

•750 millones de dólares BID, de los cuales 500, según Juan Ariel, ya habían sido aprobados por el congreso (a la fecha, este préstamo había sido aprobado sólo por el Senado)

•250 millones de dólares a ser desembolsados por la Agencia Francesa de Desarrollo

•100 millones de dólares provenientes del Banco Mundial 

Además de los mil cien millones, habían unos 14 mil millones de pesos en bonos listos para ser colocados en el mercado interno

¿Quién gestionó los préstamos aprobados durante el primer año de gobierno del PRM? 

El nivel de responsabilidad de cada gobierno en la cantidad de préstamos gestionados se ha convertido en una discusión recurrente debido a la oposición a los préstamos que mantenía el PRM antes de ser gobierno. El PRM, en defensa propia, cada vez que se aprueba un nuevo préstamo, afirma que la mayoría de estos préstamos fueron gestionados en el gobierno del PLD. 

Según la fecha en la que fueron suscritos y los detalles contenidos en los contratos, podemos constatar que 11 de los 21 préstamos (aprobados y/o que cursaban aún en el Congreso) hasta el 16 de agosto, fueron suscritos por el PLD. En base a la cantidad negociada en cada préstamo, quitando los bonos, la distribución quedaría de la siguiente manera:

Hay que puntualizar que la mayor deuda se contrajo a través de bonos soberanos. En nuestro análisis de préstamos firmados o aprobados durante el primer año de gestión del PRM, sumamos una deuda de 2,872,470,000 con multilaterales y bancos, mientras que la emisión de bonos fue de 6,300 millones: 3,800 millones emitidos en septiembre de 2020 y 2,500 millones emitidos en enero 2021. Si tomamos en cuenta eso, la mayor deuda fue contraída por el actual partido de gobierno. 

Sin embargo, enfocar la conversación en quién lo gestionó es menos relevante que cuestionarse a qué están dirigidos los financiamientos, debido a que los financiamientos con multilaterales tienen mecanismos de fiscalización para que sean utilizados para lo que fueron contratados.

Otra reflexión que podemos sacar con respecto al manejo de la deuda por ambas gestiones es que el endeudamiento iba a seguir indistintamente del partido que hubiese ganado las elecciones, debido a que el mayor porcentaje de los préstamos fueron tomados para enfrentar la crisis del COVID-19 y el segundo mayor porcentaje es para apoyar el presupuesto nacional.

El 39.9% de los dólares solicitados en financiamiento fueron o irán dirigidos a enfrentar la crisis del COVID-19. El 21.1% irá como apoyo al presupuesto, sin embargo, los préstamos para enfrentar el COVID-19 también se pueden considerar como apoyo al presupuesto. El tercer mayor porcentaje irá dirigido a agricultura y tratamiento de recursos hídricos mientras que el cuarto mayor porcentaje del dinero prestado iría dirigido al sector transporte (reforma del sector y ampliación de la Línea 1 del Metro de SD). 

Educación

Los préstamos para educación son dos, uno con el BID por un monto de USD$70,000,000 y otro para financiar el pacto educativo con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF), por un monto de USD$100,000,000. Ambos préstamos fueron solicitados por la gestión anterior. 

El préstamo entre la República Dominicana y el BID por un monto de USD$70,000,000 será destinado al financiamiento del Programa de Mejoramiento de la Educación y Formación Técnico Profesional, cuyo objetivo es mejorar la cobertura, calidad y pertinencia de la educación técnica para desarrollar habilidades de empleabilidad. El programa plantea beneficiar a 2,800 estudiantes técnicos, expandir la educación técnico profesional a través de la adecuación de 48 liceos y, entre otras cosas, capacitar a unos 700 docentes y directores para la gestión de los nuevos centros técnicos profesionales. Estos fondos serán ejecutados por el MINERD e INFOTEP. La primera cuota se debe pagar en el 2025 y la última en el 2044. 

En cuanto al préstamo por USD$100,000,000, su objetivo es el financiamiento del Pacto Nacional por la Educación. El referido pacto consiste en profundizar el mejoramiento educativo, con la contratación y capacitación de maestros de escuelas, la evaluación de los aprendizajes de los estudiantes y la descentralización de la gestión de las escuelas públicas. Este será ejecutado por el MINERD y deberá ser pagado en su totalidad el 1ro de diciembre de 2038. 


Agricultura y recursos hídricos

La agricultura, el manejo de los recursos hídricos y la gestión de cuencas son el tercer renglón en millones de dólares contratados.

El contrato entre República Dominicana y el BID por un monto de USD$50 millones de dólares para el financiamiento del Proyecto de Sanidad e Innovación Agropecuaria fue uno de los préstamos gestionados por el gobierno pasado. Según el contrato, el objetivo del Proyecto de Sanidad e Innovación Agropecuaria es mejorar la seguridad alimentaria y la competitividad del sector agropecuario de la República Dominicana. El financiamiento, entre otras cosas, estaría dirigido a controlar y erradicar enfermedades animales, plagas y enfermedades en cultivos. Parte importante de este proyecto es implementar el desarrollo y la adopción de tecnologías que buscan resolver problemas sanitarios para incrementar la productividad en rubros priorizados en el país (aguacate, mango, banano, plátano, café, entre otros). La primera cuota se pagará el 15 de septiembre de 2025 y la última el 15 de marzo de 2045.

El otro financiamiento de este renglón es el contrato de préstamo entre la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y la República Dominicana por USD$21,596,000 para financiar el Proyecto de Gestión de la parte alta y media de la Cuenca del Río Yaque del Norte. Este proyecto busca financiar un programa de agroforestería y de gestión integral de los recursos naturales implementado por la asociación Plan Sierra. El mismo busca preservar los recursos hídricos en la cuenca del Río Yaque del Norte, en armonía con un desarrollo económico sostenible. Se busca, entre otras cosas, reforestar, desarrollar cadenas de valor agrícolas sostenibles, gestionar los recursos hídricos y reducir la contaminación. La última cuota de este préstamo debe pagarse el 30 de junio del 2028. 

El otro préstamo, de 54 millones de dólares (50 millones más la prima del seguro, con un valor de 4 millones) es con el banco JP Morgan. Este será dedicado a financiar el Proyecto de Saneamiento Pluvial y Sanitario de la Cañada de Guajimía. Estos trabajos requieren canalizar 8.2 kilómetros de cañada y construir 344 casas para relocalizar a 344 familias. Además, se colocarán redes de agua potable y alcantarillado sanitario. La última cuota de este préstamo debe ser pagada el 1ro de noviembre del 2033.

El último de este renglón, entre el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y República Dominicana por un monto de 80 millones de dólares, será para el financiamiento del proyecto de Agricultura Resiliente y Gestión Integrada de Recursos Hídricos. El objetivo de este proyecto es aumentar el acceso y mejorar la calidad y eficiencia de los servicios de abastecimiento de agua. Se mejorarán, entre otras cosas, los sistemas de distribución de agua en el Municipio de Moca y Gaspar Hernández.


Covid-19

Cuatro de los 21 préstamos de este período son para enfrentar la crisis del Covid-19. El primero suscrito por el país para estos fines, fue con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un monto de 500 millones de dólares. El objetivo de este préstamo es financiar el programa de políticas públicas y gestión fiscal para la atención de la crisis. Los recursos de este financiamiento irán destinados a apoyar el presupuesto. La última cuota de ese préstamo, deberá ser pagada en el 2040. 

El siguiente préstamo para enfrentar la crisis del COVID-19 fue de 100 millones de dólares con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF). Los objetivos de este préstamo son apoyar la capacidad del sistema de salud pública, brindar apoyo a través de medidas para la asistencia nutricional y económica de los hogares vulnerables y  reducir la carga tributaria y facilitar el cumplimiento tributario de individuos y empresas. La última cuota deberá ser pagada en el 2040. 

Los otros dos préstamos para enfrentar la crisis del Covid-19 fueron entre la República Dominicana y la Agencia Francesa de Desarrollo, por 236 millones de dólares y entre la República Dominicana y la Corporación Andina de Fomento por un monto de 300 millones de dólares. Ambos préstamos tienen como objetivo brindar apoyo financiero para mitigar las contracciones que provocan las presiones fiscales relacionadas con el COVID-19.


Transporte 

El contrato de préstamo entre República Dominicana y la Agencia Francesa de Desarrollo por un monto de 250 millones de dólares, estará dirigido a contribuir financieramente con el programa de reforma sectorial de la movilidad urbana, transporte terrestre y seguridad vial, cuyo objetivo es contribuir a consolidar un transporte terrestre seguro y eficiente a partir de la reforma de tres subsectores: seguridad vial, movilidad urbana y transporte automotor de carga. El segundo préstamo dirigido al sector transporte es el convenio de crédito entre la Agencia Francesa de Desarrollo y la República Dominicana por un monto de 50 millones de dólares para financiar el aumento de capacidad de la línea 1 del Metro de Santo Domingo. 


El préstamo para el Puerto de Manzanillo 

El préstamo entre República Dominicana y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por un monto de hasta 100 millones de dólares, fue tomado para financiar el Programa de Rehabilitación y Ampliación del Puerto de Manzanillo. El objetivo del programa es contribuir a mejorar la competitividad y el crecimiento socioeconómico de la zona norte del país, mediante la construcción de infraestructura portuaria y logística adecuada. 

Con estos fondos se financiará la construcción de un muelle y las instalaciones para operar los contenedores, también se rehabilitará la infraestructura básica para logística y, entre otras cosas, el mejoramiento de la Autopista Duarte, tramo Navarrete – Montecristi, incluyendo la iluminación, señalización y reductores de velocidad). 

El objetivo de este programa es adecuar el Puerto de Manzanillo para motivar la inversión del sector privado mediante Alianza Público-Privada. El préstamo debería ser pagado al 100% en el 2046. 


Energía eléctrica

El préstamo entre la República Dominicana y el BID de hasta 39 millones de dólares para financiar la implementación del Programa de Eficiencia Energética tuvo reacciones encontradas en el hemiciclo de la Cámara de Diputados cuando se discutía su aprobación, debido a que el objetivos dentro del programa de eficiencia energética es sustituir el alumbrado público de zonas turísticas por lámparas LED. Los diputados expresaron su oposición debido a que no lo consideraban una prioridad en plena crisis del COVID-19, a pesar de esto, el préstamo fue aprobado. El último pago de este financiamiento debe realizarse en el 2045. 

El otro préstamo aprobado en este renglón fue el suscrito el 21 de octubre de 2019 entre la República Dominicana y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), para el financiamiento y ejecución del Programa de Expansión de Redes y Reducción de Pérdidas Técnicas Eléctricas en Distribución, hasta por un monto de US$155,000,000.00.

Finalmente, el 9 de agosto del 2021, dos semanas después de que se aprobaron tres préstamos consecutivos en la Cámara de Diputados y cerca de que se cumpliera el primer año de gestión, el gobierno dominicano, en una rueda de prensa desde el Palacio Nacional,  anunció que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) le concedió un préstamo de 300 millones de dólares para apoyar el presupuesto nacional. Este contrato aún no ha sido enviado al Congreso, por eso, se desconocen los programas que incluye y sus condiciones.


Dejanos tu Comentario

*
*